6 requisitos legales para una ecommerce portada

6 Requisitos Legales para una Ecommerce

 

Recientemente, consultamos una Checklist de Verisign (una de las grandes compañías pioneras de la industria de los dominios y la seguridad en internet) en la que aparecían los consejos fundamentales para crear una web de calidad desde el punto cero. Son una docena de categorías que van desde la definición del proyecto web y el registro del nombre de dominio hasta el análisis del tráfico web y la gestión de contenidos enfocados al SEO/SEM. Tener en cuenta todos y cada uno de los aspectos desde el inicio es la forma de sacar el mayor partido comercial a una página web.

Ahora bien, como profesionales del Derecho, entendemos que la necesidad de cumplir con las leyes que regulan internet también es fundamental. De una u otra forma, en todos los países del mundo existen unas normas que afectan al ámbito digital que se desarrolla en internet. En España, de acuerdo con la normativa de la Unión Europea, todas las páginas web deben cumplir con la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información.

Además, si se recogen datos personales a través de formularios o vía email, el titular de la web también debe cumplir con la Ley de Protección de Datos Personales. En el caso concreto de las tiendas online, también se tienen que redactar unas Condiciones de Venta y Devolución acordes con la normativa española; que adopta los preceptos de la normativa europea en materia de Comercio Online y Protección de Consumidores y Usuarios.

Tras realizar este breve análisis, nos decidimos a elaborar nuestra propia checklist básica de cumplimiento legal para ecommerce. Son 6 puntos fundamentales que deben cumplir las tiendas online que ofrezcan productos o servicios. En cualquier caso, los 4 primeros puntos se aplican a todas las páginas web, independientemente de su contenido.

6 requisitos legales para una ecommerce

Una vez hayas confirmado que la ecommerce cumple con estos aspectos básicos, podrás contar con la seguridad de ofrecer la máxima confianza a tus usuarios y potenciales clientes. Ahora bien, ¿cómo se cumple con estos puntos? A continuación, desarrollamos las 3 categorías generales que aseguran que una tienda online cumpla con todas las de la ley (las dos primeras se aplican a cualquier proyecto web): Deber General de Información; Autorización del Usuario y Contratación Electrónica y Protección del Consumidor.

:: DEBER GENERAL DE INFORMACIÓN. Es indispensable redactar un Aviso Legal en el que figuren los datos fiscales del propietario de la página web; ya sea una empresa, un profesional, autónomo o emprendedor. Además, también será necesario que figuren las Condiciones de Uso de la página, con -entre otras- las cuestiones relativas a la protección de la Propiedad Intelectual y la Jurisdicción en la que resolver los conflictos por Jueces y Tribunales; así como la posibilidad de acudir, si así se desea, a vías de Arbitraje y Mediación. De igual manera, con carácter informativo, habrá que hacer mención breve y enlazar a la Política de Privacidad y Cookies; así como a las Condiciones de Venta y Devolución.

:: AUTORIZACIÓN DEL USUARIO. Este es un aspecto fundamental para poder recoger datos con los formularios de contacto; y también para enviar una newsletter o crear campañas de email marketing. La autorización del usuario es indispensable; según la Ley de Protección de Datos y la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información.

Los listados de contactos y clientes, que siempre contienen datos personales, deberán ser organizados en base a su naturaleza, función y tratamiento, para poder ser dados de alta en el Registro de Ficheros de Datos Personales de la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD). En este sentido, el usuario debe ser informado de sus Derechos ARCO (de Acceso, Rectificación, Cancelación y Oposición). El uso indebido de los datos puede acarrear sanciones de la AEPD; además de suponer una mala práctica que afecta a la reputación online del negocio, puesto que las resoluciones de la AEPD son públicas y pueden consultarse en la web de la Agencia.

En último lugar, también es fundamental la autorización del usuario para cumplir con la llamada Ley de Cookies; mediante el Aviso de Cookies en el que el usuario acepta la Política de Cookies, donde se especifica el uso de éstas y se informa sobre cómo gestionarlas en cada navegador.

:: CONTRATACIÓN ELECTRÓNICA Y PROTECCIÓN DEL CONSUMIDORAl igual que en el comercio tradicional, en internet también existen una serie de normas destinadas a regular la relación entre vendedores y compradores. En este sentido, las Condiciones de Venta y Devolución deberán cumplir con la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información, y con la Ley General para la Defensa de Consumidores y Usuarios; así como con la normativa autonómica en la materia. Además, en el caso de que existan Ofertas Promocionales (descuentos, premios y concursos), se deben redactar las condiciones en las que participan los usuarios y las obligaciones del promotor.

En materia de Comercio Internacional, será fundamental tener en cuenta la protección del consumidor en los proyectos B2C y las normas de Derecho Internacional Privado en los proyectos B2B; para aquellos negocios que ofrezcan sus productos y servicios más allá del Estado Español. Por otro lado, en cuanto a la gestión de la presencia online, en estos casos, es recomendable registrar la marca en los mercados a los que se va a dirigir el negocio; y también es recomendable registrar dominios de internet con código de país, con la extensión de cada uno de los Estados en los que se opera.

 

Además de observar todo lo que hemos visto hasta aquí, siempre habrá que tener en cuenta las características propias del producto o servicio, y el grado de desarrollo en el que se encuentre el proyecto. No es la misma realidad jurídica la de una web que ofrece productos y servicios digitales que una web de comidas a domicilio. Existe, en la mayoría de los casos, una normativa específica para cada rama del comercio; ya sea en su vertiente analógica o digital.

Como es de suponer, por afecto profesional (que no defecto), consideramos que lo ideal -desde el punto de vista organizativo-, es contar con asesoramiento legal desde el principio del proyecto web; de forma que la gestión del cumplimiento normativo esté presente ya en el momento en el que se comienza a definir el proyecto. Ofrecer confianza y seguridad by design es una cuestión que afecta al negocio, tanto a nivel de usuarios y potenciales clientes como de posibles inversores, partners y colaboradores.

En conclusión, esperamos que este artículo general te haya servido de ayuda. Para cualquier consulta, no dudes en contactarnos a través de nuestro formulario web, o enviando un email a info@digital.legal.

 

Saludos y hasta pronto,

El Equipo DigitaLegal

 

(La imagen de vectores que encabeza el post ha sido diseñada por freepik.es)

Leave a Reply